UA-59380545-1 TRAILRUNNING-DE MADRID A LA META: LA PRETEMPORADA DE TRAILRUNNING Y LABORAL DE UNA TRAILRUNNER EN PARO: CÓMO HE MANEJADO PSICOLOGICAMENTE MI FRACASO HASTA POSITIVIZARLO

Translate

viernes, 25 de septiembre de 2015

LA PRETEMPORADA DE TRAILRUNNING Y LABORAL DE UNA TRAILRUNNER EN PARO: CÓMO HE MANEJADO PSICOLOGICAMENTE MI FRACASO HASTA POSITIVIZARLO

Hace ya más de tres semanas que aterricé en mi nueva “vida real” de #unatrailrunnerenparo después de dos buenas semanas de vacaciones en Chamonix de puro trailrunning. Parece mentira pero, ahora, echando la vista atrás es como si hubiera pasado un siglo ya de todo aquello.

El viaje que planeé cuando aun trabajaba fue para enfrentarme a mi objetivo deportivo del año: la CCC Courmayeur-Champex- Chamonix y, como ya comente en mi entrada pasadaA, no salió tal y como me lo había propuesto: abandoné en el km 72 por molestias en el tibial.

Este año, ni en lo laboral ni en lo deportivo han salido según lo planificado: en julio me fui a la calle y en agosto el primer abandono en una carrera. Y, confieso,

¿Os podéis creer que me duele más ese abandono en la CCC que haberme quedado sin trabajo?


Pues sí. Lo reconozco. Pero todo tiene una explicación y es que para quedarme en el paro me había estado preparando psicológicamente durante bastante tiempo y, sin embargo, para abandonar una carrera no.

Esta cuestión me ha hecho darme cuenta de lo importante que es en la vida estar preparado psicológicamente para cualquier suceso que te pueda acontecer, tanto positivo como negativo.

LA PREPARACION MENTAL ANTE UN SUCESO 


En el caso de mi situación laboral, hace ya más de un año que me venía preparando mentalmente para el día que me quedara sin trabajo.

El “lobo del paro”  ya había llamado a esta caperucita en más de una ocasión y me asustó muchísimo, por lo que, aunque en esas dos ocasiones previas no me había quedado en la calle, lo cierto es que decidi empezar a  PREPARARME para el caso de que sucediera.

Un plan “b”. Ese plan b, ha consistido en la adaptación de mi formación profesional como asesora jurídica a la recualificación profesional en la que comencé a trabajar cuando me empecé a formar como Community Manager.

Así, esa preparación hacia un nuevo futuro laboral vinculada a un nuevo objetivo por el que luchar me preparó psicológicamente para entender que, más que un fracaso el quedarme en el paro debía verlo como una oportunidad.

Lo positivicé.

Si bien es cierto que cuando me levante en casa al día siguiente de que me fuera de la oficina habiéndome despedido de los mejores compañeros de trabajo que en mi vida imaginé tener, existía cierta sensación de fracaso y de precipicioLa falta de una rutina que había alimentado durante al menos 10 años de vida laboral continua (levantarse bien pronto, desayuno, coche, trabajo, comer, entrenar, cenar, dormir, fin de semana, entrenar, reir, competir…) me creó un par de días de vacío, como una “semidepresion”.

Sin embargo, volví a tomar las riendas y no dejé que esa “semidepre” que me estaba atacando se convirtiera en algo serio. Cuando me quedé sin trabajo había tomado una decisión. Tenía el plan b. Tenía un objetivo: un año apostando un proyecto profesional y personal que consistía en alcanzar la felicidad al vincular trabajo y deporte. En resumen, tengo una MOTIVACIÓN

Al estar preparada ante esta situacion he conseguido positivizarla


Pero es que además, con esta motivacion he conseguido positivizar tanto que me he vuelto tremendamente productiva y el objetivo anhelado lo he alcanzado tan rapido (disfrutar con mi nueva situación laboral aunque sea no remunerada) que hasta me siento mal.

¿Por qué? Pues porque he pasado de estar encerrada en una oficina durante 10 años teniendo que fichar en una maquina a la entrada y a la salida a poder estar en este momento en Marbella, escribiendo  por cuestiones de trabajo (materializar tres proyectos de pruebas deportivas) y ahora estoy escribiendo esta entrada de blog en una terraza de una cafetería de San Pedro de Alcántara.  Me he levantado pronto,  he realizado las funciones de Community MAnager de las cuenstas de Faceboook, twitter e instagram que gestiono, ademas he monotorizado las marcas y comprobado analiticas (con una sonrisa en la boca al  ver cómo son  muy positivas).

Y sí, eso es trabajo y me encanta. Son las  11 de la mañana, estoy en una cafetería con el ordenador, ya he corrido y sí, todo eso esto, es trabajo. Y me encanta.



Es entonces cuando me asaltan todo tipo de dudas: ¿Cómo es posible que me encante de esta forma mi trabajo? ¿y si llegara a funcionar? ¿Y si da para que con esto vivamos dos personas dignamente?

Y voy y me siento mal ¿por qué? pues porque no me había imaginado que esto pudiera ser verdad.

NUEVAMENTE LA FALTA DE PREPARACIÓN ANTE UN SUCESO INESPERADO Y EN ESTE CASO POSITIVO

PERO YA SE ME VA A PASAR, NO VOY A HACER UN DRAMA DE ESTO

Gracias Nacho, como te dije, la frase me venia que ni pintada



Pues bien, en el caso del trailrunning el disgusto que me lleve al abandonar la CCC 2015, el objetivo del año, y la dificultad que tengo de perdonármelo, ha sido por una falta de preparación mental frente un abandono y por la falta de un objetivo deportivo que me motivara para continuar.

Cuando me estaba preparando la CCC, me confié y en ningún momento, ni por asomo, contemplé la posibilidad de abandonar. Ni si quiera por lesión. 

Sin embargo, un buen estratega debe estudiar todos y cada uno de los posibles desenlaces de lo que se está enfrentando, tanto los buenos como los malos, y así poder actuar lo más rápidamente posible ante ellos y evitando que vuelvan en su contra.

Pues ese fue mi error en la CCC. 

Tal vez, si no hubiera pecado de exceso de confianza y entre las opciones posibles de cómo iba a finalizar mi experiencia en una de las carreras de trailtunning que todo  corredor (popular o profesional) quiere correr hubiera contemplado el abandono (aunque hubiera sido de forma muy sutil y en segunda o tercera instancia) probablemente el disgusto y la sensación de vacío hubieran sido menores, con lo que la perdida de tiempo en lamentos también hubiera sido menor.

Me hubiera repuesto antes y, además, hubiera comenzado a trabajar en los nuevos retos y objetivos mucho antes, automotivandome para conseguirlos.  

Bueno, pues como he dicho, a pesar de que la falta de preparación haya tenido como consecuencia una situación negativa en mi vida, esto no quiere decir que la experiencia no se pueda positivizar.

Es fundamental en la vida fracasar para aprender y crecer. 
La experiencia es la madre de la ciencia que dicen.


Ahora estamos en pretemporada tanto deportiva y como personalLuchar por nuevos retos y objetivos y además, en caso de fallar, estar a tiempo de reajustar durante el tiempo que dure la temporada. En mi caso hasta Septiembre-Octubre de 2016.

El reto laboral, lo tengo.

El reto deportivo, lo tengo (y no es la Transalpine, el algo mucho más gordo, ambicioso y muy personal que ya contare poco a poco).

Ahora toca prepararse, aprender y luchar por conseguirlosVisualizar todos los posibles desenlaces (también los negativos) y en caso de que el objetivo deseado no lo llegue a conseguir (en alguna o incluso en ninguna de estas esferas), reponerse cuanto antes para buscar una nueva motivación que te ponga las pilas y luchar con mas fuerzas y más recursos (la experiencia) para lograrlo. No perder la esperanza, porque entonces estaremos nosotros perdidos.

Con todo esto no quiero que malinterpretéis esta entrada. El abandono no es una opción en primera instancia, es solo una probabilidad entre un millón pero que, como decía, es bueno que se contemple  para estar preparado frente una derrota psicológica y reponerse cuanto antes.

CONCLUSIONES:


  1. Todo objetivo personal, laboral o deportivo puede tener desenlaces positivos y negativos por lo que es fundamental que los contemplemos y visualicemos cómo actuar frente a todos en caso de que lleguen a acontecer.
  2. Toda experiencia, positiva o negativa, sirve como preparación.
  3. En el supuesto de que sea negativa, lo positivo es que dicha experiencia te servirá como aprendizaje para futuras situaciones similares frente a las que, en caso de que acontezcan, te encontraras preparado (para lo bueno y para lo malo).
  4. Toda lucha por un objetivo, acabe o no en final feliz, es algo positivo. Eso es lo que nunca debemos olvidar.
  5. Luchando por los sueños y por lo que te puede hacer feliz es lo que acabara haciendo que seas grande, tal vez no ante un millón de personas, pero seguro que enorme ante ti mismo.
  6.  No te traiciones: lucha.

Y vosotros ¿Por qué luchareis la próxima temporada?#siquierespuedesllegarhastaelcieloFirmado#unatrailrunnerenparo